De Matsuyama a Takamatsu, luego Kobe, luego Tokyo

by Hector Ruiz July. 31, 2007 1532 views

El jueves siguiente, me desperté muy tempranito para alcanzar a darme otro baño en Dogo Onsen, y alcanzar los trenes para Takamatsu y las demás conexiones para llegar a Tokyo por la noche, donde me estaban esperando.

Me sorprendió la vista de la escultura en la primera foto, porque el día anterior no la había visto… en el camino me topé a unas muchachas que además de ir cantando o rezando venían recorriendo toda la basura que había en la calle… como una especie de manda, pero después de ver a la gente en Kagoshima, no me pareció tan fuera de lo normal.

Les muestro el Honkan, el principal balneario de Dogo Onsen, aunque en esta ocasión me fui a los baños “Camelia” que la verdad no estuvo tan bonito como el del día anterior. De aquí caminé por el rumbo hasta que dieron algo así como las 9 am, me fui a la estación a cambiar mi rail-pass (el último)

Tuve que esperarme un ratito, pues las personas que dan los rail-pass llegan hasta las 10 am, así que me fuí a una casa de té famosa porque reunió a importantes escritores japoneses en su tiempo. En el camino, pude ayudar a una viejita que se cayó y con mucha rapidez fue llevada al hospital.

Tomé el camino a Takamatsu, la otra ciudad de importancia en Shikoku, y principalmente visité uno de sus suburbios donde lo principal son las “granjas” de bonsai, donde se cultivan y producen los mini-árboles que tan famosos han hecho a Japón. Tuve oportunidad de recorrer una de estas granjas y estuve cotorreando con el dueño un rato.

Luego de esto, tomé el tren de Takamatsu a Okayama, el cual cruza un estrecho de unos 7 u 8 km de mar, a través de varios puentes. Pasé muy cerca de la acerería de Kawasaki Heavy Industries, que provee acero para igual turbinas de avión que barcos.

Llegando a Okayama tome el shinkansen a Kobe, para hacer una escala muy interesante… pasé a conocer el museo del Terremoto de Kobe (Museo de la prevención de desastres), el cual es bastante interesante pues muestra el severo grado de destrucción que sufrió esta ciudad, y sin embargo, ahora está totalmente recuperada. El museo es ultramoderno y está en una manzana en donde todos los edificios (incuidos el de JICA) son nuevos.

En Kobe, tuve oportunidad de irme a un restaurant a comer steak, ya que en Kobe es muy conocido por la calidad de su carne, la más cara del mundo, pues las vaquitas son masajeadas todos los días y beben cerveza lo cual hace que su carne tenga un sabor muy particular y que la grasa este distribuida de manera muy pareja.

Una delicia!!! Preparada estilo teppanyaki, fue todo un festín.

Después de tan especial manjar, me fui corriendo a la estación y alcancé mi shinkansen que me llevaría a Tokyo. Llegué a las 11:40 PM y me registré sin mayor contratiempo en mi hotel cápsula.

Una vista que ha de reconfortar a más de un peregrino… el templo Ichiteji está cerca

Al fondo se ven a unas personas caminando, estas muchachas iban cantando o rezando… y recogiendo la basura.

Dogo Onsen Honkan

Yushinden… el baño imperial

Otra del Honkan

Casa de té Hermitage

El arroz está a punto de madurar… ya empezaron a salir los granitos

Los bonsai en exhibición

Oro-san trabajando en un bonsai

Recorriendo Orokyokushoen… la granja de Oro-san

Unas preciosidades

Cruzando sobre el mar

Kawasaki Steel

Museo del Terremoto de Kobe

  Be the first to like this post
Join the conversation
0
Be the first one to comment on this post!
Up
Copyright @Photoblog.com